Factores a tener en cuenta después del injerto capilar

Cada vez más gente disfruta de los avances en la tecnología referente al injerto capilar. El más amplio conocimiento de la teoría folicular ha provocado numerosos cambios que suponen un beneficio para el paciente el cual obtiene, además de un tratamiento personalizado e individualizado, los mejores resultados para solucionar su alopecia.

El éxito de la cirugía de injerto capilar radica en la importancia de preservar la integridad de estas unidades foliculares en el momento de extracción. Durante este proceso se debe preservar la estructura dérmica para la implantación en las zonas receptoras de las unidades foliculares.

Todo esto ha provocado que los pacientes dejen de lado inseguridades, vergüenzas y tópicos, y opten por el implante de pelo para solucionar sus problemas de alopecia. A pesar de esto siguen surgiendo muchas dudas, generalmente referidas con el antes y el después del injerto capilar.

A continuación, el equipo médico de Unidad Médica Serrano, dirigidos por la doctora Mónica Rolando, resuelve algunos aspectos relacionados con el antes y el después de la cirugía capilar.

Hinchazón después del injerto capilar

Otro de los efectos que puede surgir tras someterse al injerto capilar es hinchazón en la zona de la cara y en los ojos pasados entre 2 y 5 días tras la operación. No hay que asustarse por ello, se trata de un efecto secundario de la anestesia local, que baja por efecto de la gravedad. Además, solo entre un 4 y un 5% de los pacientes que se someten al injerto sufren este efecto secundario.

Este edema que se genera no tiene ningún peligro sobre el injerto y no es necesario acudir a nuestro médico. Lo que si que se recomienda es evitar acudir a trabajar durante la primera semana. Al final terminará desapareciendo pasados uno o dos días sin dejar ninguna secuela sobre la piel.

A pesar de esto, es conveniente que el paciente coloque una bolsa de hielo en la frente y en la nuca durante 5 minutos y cada 3 horas, además, debe mantenerla a una distancia de un centímetro de la primera línea de implantación de las unidades foliculares y de esta manera ayudar a calmar el dolor en estas zonas.

Costras después del injerto capilar

Tras realizarse la primera revisión y el primer lavado tras la operación, es normal que aparezcan costras de pequeño tamaño en el cuero cabelludo, es un efecto completamente normal, propias del proceso de curación y de la recuperación fisiológica de las microincisiones.

La aparición de estas costras puede provocar una mayor vergüenza por parte del paciente a la hora de salir a la calle, por ello es posible que se utilicen gorros o gorras de algodón. Esto nos ayuda, no solo a dejar de lado esa vergüenza sino a evitar que los rayos de sol incidan directamente sobre la zona trasplantada y donante.

Cómo dormir tras un injerto capilar

Otro de los puntos que más hay que cuidar es el tema del descanso. Es necesario descansar bien tras la operación y estar relajados para que la anestesia vaya desapareciendo. Por otro lado, un buen descanso ayuda a una regeneración más rápida de la zona donante.

En la primera noche tras la operación es recomendable que el paciente coloque una toalla sobre la almohada y dormir boca arriba durante lo siguientes 15 o 20 días.

Además, es recomendable mantener la cabeza en una postura elevada, para ello se pueden colocar una o dos almohadas de más. Con esto lo que se consigue es evitar que el líquido que producen los edemas llegue a la zona de los párpados y el entrecejo.

Lavados después del injerto capilar

Al día siguiente de la operación el paciente acudirá a la clínica para realizar la primera revisión y con ello el primer lavado. Es aquí donde el personal de Unidad Médica Serrano mostrará al paciente como deben realizarse estos lavados.

 

Tras esta primera revisión el paciente comenzará a realizar sus propios lavados. Estos deben aplicarse con sumo cuidado y con los productos indicados por el equipo médico, usando las yemas de los dedos para realizar pequeños masajes sobre el cuero cabelludo, evitando ejercer mucha fuerza sobre la zona afectada. Hay que evitar usar el chorro del agua de forma directa sobre los injertos capilares, se recomienda hacerlo usando el mango de la ducha, con agua muy suave, empapando el pelo.

El secado del pelo se debe realizar con una toalla, presionando suavemente, sin frotarse el pelo, hasta que no lo recomiende el cirujano. Por otro lado, se puede emplear un secador, siempre que sea a baja potencia y a una distancia considerable de la zona afectada.

Deporte tras injerto capilar

Durante las dos semanas posteriores a la realización del injerto capilar se recomienda evitar la práctica deportiva que pueda provocar lesiones sobre el cuero cabelludo o actividades que generan un exceso de sudoración y que facilitan la aparición de infecciones

Además, como se ha explicado anteriormente, hay que evitar la exposición directa al sol durante los primeros días. Se puede salir a hacer paseos ligeros siempre y cuando se lleve la cabeza protegida con un gorro o gorra de algodón.

Otra de las opciones que se puede llevar a cabo son deportes de interior como yoga o rutinas de gimnasio ligeras.

A partir de las dos semanas se podrá ir aumentando el ritmo de las mismas, pudiendo realizar actividades como spinning o correr en cinta, siempre y cuando se puedan realizar en el interior.

Foliculitis después del injerto capilar

La foliculitis es la inflamación del fóculo piloso, generado, normalmente, por la infección de una bacteria. Al principio puede aparecer como pequeño bultos o espinillas en la zona que rodea a los folículos. Debe tratarse lo más rápido posible ya que podría extenderse. Entre los síntomas presentes en esta infección está el picor, enrojecimiento e incomodidad.

Tras un injerto capilar, podría aparecer en los primeros 45 a 60 días, como resultado del crecimiento del nuevo cabello. En algunos casos este proceso se presenta una inflamación de la zona, generando lesiones en la piel.

De surgir este problema, es recomendable acudir a nuestro médico para que nos recomiende el modo de proceder y, entre las cosas que debemos hacer para no empeorar la infección están, evitar el rascado de la zona inflamada o despegar las costras que se hayan podido formar.

  • Injerto capilar | 10 días después de la cirugía

    Día 7 después de Técnica FUE

Transcurridos 10 días desde la operación de injerto capilar, los folículos trasplantados comenzaran a desprenderse, no hay que alarmarse, es el proceso a seguir. Aunque se caiga el folículo, la raíz folicular persiste debajo de la piel. Esto provoca que el aspecto, transcurridas dos semanas, sea muy similar al que el paciente tenía antes de la cirugía.

A partir de la primera semana, la zona donante comienza a cicatrizar superficialmente, la experiencia y habilidad del equipo médico son fundamentales para una rápida recuperación.

Transcurrido este tiempo el paciente puede retomar su vida normal, siguiendo los cuidados indicados por el cirujano.

  • Injerto capilar | 3 meses después de la cirugía

Cuando han pasado de 2 a 3 meses después del injerto capilar, puede notarse un empeoramiento en la densidad capilar con respecto a la situación inicial, sobre todo en el caso de las mujeres. Esto es totalmente normal, se debe al estrés al que se ha sometido al cuero cabelludo, siendo esta una fase completamente natural.

A partir de este momento, los nuevos cabellos comenzarán a crecer, aunque en esta primera etapa saldrán muy finos y débiles, con el tiempo irán saliendo cada vez más gruesos y con más vitalidad.

Como consecuencia de este rebrote del cabello, es normal que se puedan observar granitos en la zona donante, por lo que se recomienda no explotarlos ya que sanaran por si solos.

  • Injerto capilar | 6 meses después de la cirugía

A partir de este momento, la raíz folicular comienza a producir cabellos de mayor grosor y fuerza que provocan una sensación de mayor densidad. Desde este punto y hasta que transcurre un año después del injerto, es cuando comienzan a verse los resultados definitivos del implante capilar y las zonas calvas de la cabeza comienzan a desaparecer.

De la misma manera, y como ya se ha explicado, cada paciente tiene un tratamiento completamente individualizado y el resultado puede no ser el mismo para todos. No hay que alarmarse ya que en algunos casos la visualización de los resultados deseados puede retrasarse hasta 1 año después de la operación.

En Unidad Médica Serrano contamos con una amplia experiencia en cirugía capilar y nuestro equipo médico, dirigido por la doctora Mónica Rolando, se forma continuamente en las técnicas más innovadoras. Pide tu primera cita para recibir una valoración médica personalizada del estado de tu alopecia y los posibles tratamientos que se adapten a tu caso particular.

Admin UMS

You must be logged in to post a comment.