¿Cómo afecta el tabaco y el alcohol a la cirugía de injerto de pelo?

¿Cómo afecta el tabaco y el alcohol a la cirugía de injerto de pelo?
5 (100%) 2 votos

El alcohol y el tabaco son sustancias que muchas personas consumen de manera regular y pueden producir una serie de perjuicios antes, durante y después de una cirugía de injerto capilar en Madrid. Antes de realizar este tipo de intervención, es necesario que el paciente consulte cualquier tipo de duda sobre el consumo de alcohol y tabaco al cirujano y siga las pautas establecidas para garantizar los mejores resultados.

En el caso del tabaco, los estudios han demostrado que fumar disminuye de forma notable la supervivencia de los injertos de pelo. Esto se produce porque la nicotina y los aditivos del tabaco provocan una vasoconstricción de los capilares sanguíneos en el cuero cabelludo, lo que dificulta la llegada de la sangre y los nutrientes necesarios para que las unidades foliculares trasplantadas se adapten a la zona donante.

¿Hay que dejar de fumar antes de un implante de pelo?

Por ello, es necesario que en los días previos a la intervención de microinjerto capilar, y en las semanas posteriores, se cese el consumo de tabaco unos tres o cuatro días antes de la cirugía y hasta una o dos semanas después de la intervención. Todo esto para evitar que  la disminución de supervivencia de las unidades foliculares implantadas.  En esta fase, es fundamental que los injertos capilares reciban el riego sanguíneo para poder sobrevivir, realizar una revascularización adecuada para que puedan crecer de forma correcta.

Asimismo, hay que destacar que en el caso de grandes fumadores, es decir, aquellas personas que consumen entre 15 o 20 cigarrillos diarios de media, la cirugía de injerto capilar no se podría realizar hasta que dejan de fumar de una forma transitoria. Así, se consigue reducir al máximo los posibles riesgos y daños que se puedan producir en las unidades foliculares durante la intervención y el posoperatorio, ya que, se evita la alteración del flujo sanguíneo en el cuero cabelludo y se reduce la falta de oxígeno y otros nutrientes en las unidades foliculares trasplantadas.

Si no se deja de fumar, es posible que en el transcurso de la cirugía y en la recuperación aparezcan importantes complicaciones para las unidades foliculares, en la cicatrización de las leves incisiones producidas en la cirugía e incluso, en los casos más extremos, necrosis.

¿Influye el consumo de alcohol en el injerto capilar?

Otras de las indicaciones a tener en cuenta al realizarse un injerto de pelo es el dejar de  tomar cualquier tipo de bebida alcohólica en los tres días previos a la intervención y en las primeras semanas tras la cirugía.

Esto se justifica en que  el alcohol es otra de las sustancias que puede poner en riesgo la supervivencia de los injertos capilares debido a los efectos que produce en el organismo del paciente y por las reacciones que puede provocar con medicamentos que se utilizan durante la cirugía y el posoperatorio.

Le recordamos que, sea cual sea su duda, en Unidad Médica Serrano disponemos de un equipo de profesionales con décadas de experiencia, dirigidos por la doctora Mónica Rolando, que analizará su caso de manera personalizada y podrá solventar cualquier consulta sobre las intervenciones de injerto capilar.

Admin UMS